El proyecto Konekta surge en 2001 a partir de una iniciativa llamada “Red Conecta” que nace y es promovida por la Fundación Esplai (Barcelona) y es gestionada en Bilbao por la Fundación Aldauri.

Su objetivo era entonces el de facilitar el acceso de determinados colectivos a las tecnologías de la información y la comunicación, como medida para prevenir y combatir la exclusión social.

El proyecto “konekta” pretende facilitar el acceso a las nuevas tecnologías para evitar que las personas pierdan oportunidades o agraven procesos de exclusión social porque desconocen una herramienta de comunicación y de trabajo que es básica en la nueva sociedad de la información.

El centro konekta no está al margen ni funciona independientemente de lo que ocurre a su alrededor. Esto implica un trabajo continuo de coordinación para planificar su aplicación a la realidad del barrio. La intención es la de llegar a todas las personas del barrio, garantizar que cualquier persona pueda acceder a la sociedad de la información y no quede excluida por motivos de formación, económicos o ambos.